Quiero un MOOC… Y yo también

The MOOC - parody

Por fortuna o por desgracia durante los últimos meses me he visto rodeado del fenómeno educativo del año: los MOOCs. Esta palabra significa Massive Open Online Courses (Cursos Masivos Abiertos en Línea) y  son cursos desarrollados por universidades u otras instituciones, que se ofrecen online, en abierto, a través de diferentes plataformas.

Para explicar cómo funcionan, cómo pueden ser sostenibles, cuáles son sus modelos de negocio, qué sistemas de evaluación/seguimiento aplican y tantos otros detalles, se requerirían muchísimas páginas, y los académicos ya lo están haciendo desde el pasado año. Yo, desde luego, carezco del conocimiento suficiente como para hacer una análisis profundo al respecto y tampoco es mi intención en este post.

Mi preocupación va más en la línea de como centros y universidades se lanzan a abordar ciertas iniciativas; y como ocurre a veces, resulta que lo hacen tarde y mal, y otras veces muy tarde… y muy mal; entonces los proyectos e iniciativas quedas cortos, desatendidos y sin soporte (financiero, institucional, o ambos).

Leer entrada completa » » » »


Los videojuegos, esos incomprendidos

videojuegos y niños

Todavía hoy en día muchas personas tienen la concepción estricta del videojuego como un juguete infantil, de divertimento puntual y ocasional para liberar estrés y no pensar demasiado (pese a que estas puedan ser únicamente algunas de sus posibilidades).

¿Por qué?  Esta afición arrastra clichés y prejuicios derivados de décadas anteriores, en los que eran concebidos estrictamente como juguetes, y así se vendían.

A día de hoy los videojuegos son una industria madura (a pesar de la bajada del sector en España durante el pasado 2011) con productos y géneros para todas las edades, contando incluso con clasificaciones internacionales por edades y géneros claramente especificadas en las cajas de los mismos.

Leer entrada completa » » » »


Privacidad y Propiedad intelectual en servicios de Internet: Pactando con el Diablo

Abogado del diablo

 

Antes de empezar, decir que en este post haré un poco de abogado del Diablo (yo aviso).

Con la reciente aparición del servicio de almacenamiento en la nube de Google, Google Drive, se ha puesto de nuevo en el escenario el debate sobre la privacidad y los problemas de propiedad intelectual en los servicios de Internet.

Si bien todos deberíamos preocuparnos por la fuerza y la capacidad de algunas grandes empresas (Google, Microsoft, Apple…) para “jugar” con las leyes que regulan la privacidad y la propiedad intelectual en Internet, como usuarios individuales de los servicios que estas nos ofrecen, nosotros también deberíamos entender su mentalidad de negocio (y digo entender, no aceptar por completo).

Leer entrada completa » » » »